La arquitecta de las pruebas en laboratorio | NINA AVRAMIDOU

Architettura, Biennale di Restauro Architettonico e Urbanistico, Restauro architettonico, Un dia una arquitecta

BIOGRAFIA Y ENTREVISTA

La arquitecta italiana Nina Avramidou es especialista en restauración y creadora de la Bienal de Restauración Arquitectónica y Urbana BRAU. Resolvió gran cantidad de casos de degradación, daños sísmicos, refuerzo estructural y restauración en edificios históricos del territorio europeo. Nacida en Grecia, proveniente de Thessaloniki y de la isla de Rhodas, se transfiere a Italia a la edad de 18 años. Nina Avramidou se encuentra inscripta en el Registro de Honor del Consejo Profesional de Arquitectos y Paisajistas de Florencia y en el Consejo Profesional de Arquitectos e Ingenieros de Atenas, Grecia. Recibió la medalla por su carrera universitaria en el 2013 en el Rectorado de Florencia y obtuvo un reconocimiento por su desempeño profesional Botón de la Ciudad en Valencia, Venezuela. Se desempeña como profesional independiente y fue docente de la Facultad de Arquitectura de Florencia durante cuarenta años en las cátedras de Estática, Tipología estructural, Técnica de construcción, Tecnología de recuperación de edificios y Tecnología arquitectónica. Actuó como promotora y directora de numerosos cursos de posgrado en la Facultad de Arquitectura de Florencia, sobre temas de Garantía de calidad y seguridad, Diagnóstico de daños, degradación y recuperación estructural. Su práctica profesional se concentró en tareas de proyecto y dirección de obra en significativas intervenciones de refuerzo, adaptación y mejoría del comportamiento antisísmico de edificios públicos históricos en Grecia e Italia (Basilicata, Irpinia, Campania, Emilia Romania, Toscana). Avramidou profundiza minuciosamente el comportamiento de los materiales para aplicar los resultados en la resolución de sus intervenciones. De carácter pragmático y gran tenacidad, experimentó exhaustivas investigaciones en laboratorios púbicos y privados gracias a las cuales se gana la confianza de clientes privados y administraciones públicas encarando pruebas también experimentales, aún inexistentes en Italia en las décadas de los años 70 y 80. Participa en intervenciones de importantes edificios clasificados como patrimonio histórico en Italia, Grecia y otros países de Europa. Se desempeñó en peritajes de estabilidad postsísmica en más de cien casos relativos a edificios públicos y privados en Basilicata, Irpinia, Campania, Emilia Romagna, Toscana y Grecia.

Es autora de más de ciento cincuenta publicaciones científicas, textos y artículos sobre los temas de Diagnóstico, Restauración estructural e Intervenciones para la mejora y adaptación sísmica de edificios de hormigón armado y mampostería. Su último texto publicado en el 2013 se titula “Evaluación en condiciones urgentes de los daños causados ​​por el terremoto en edificios de hormigón armado”. Es coautora en la redacción de recomendaciones europeas para la restauración de estructuras de hormigón armado dañadas del CEB (Boll. No. 112). Ha dirigido numerosas investigaciones experimentales sobre Restauración y refuerzo estructural de albañilería y edificios de hormigón armado, financiadas por el CNR- Consejo Nacional de Investigación-, por el MPI -Ministerio de Educación Pública- y por organismos privados.  Las investigaciones realizadas en laboratorios universitarios europeos incluyen las pruebas sobre materiales y estructuras en los laboratorios de la Facultad de Arquitectura de Florencia, la Facultad de Ingeniería de Florencia, el laboratorio de pruebas SIGMA de Florencia, el laboratorio de pruebas sísmicas de IASI en Rumania y el laboratorio de pruebas de la Academia de Ciencias de Praga, en la República Checa. Al transferirse a la ciudad de Orvieto al centro de Italia, en la región de Umbria donde permanece durante 8 años, funda el CICOP. Actualmente es Presidenta del “Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio Arquitectónico Italia” y de la Confederación Internacional CICOP Net. Es también la creadora y fundadora de la Bienal de Restauración Arquitectónica y Urbana, que se desarrolla a lo largo de un eje atravesando distintos países de Europa Meridional. Además de mantener su actividades profesionales Avramidou fue, en distintos períodos, miembro de varios organismos científicos nacionales e internacionales, incluidos: E.E.R.I. ( Instituto de Investigación de Ingeniería de Terremotos), DO.CO.MO.MO. ( Documentación y conservación de sitios de edificios vecinos de banda del Movimiento Moderno), E.P.E.S. (Asociación Helénica Científica para la Investigación de Estructuras de Cemento), miembro de Task Group Nº 12 de la C.E.B. ( Comité Europeo de Béton).

Referencias de la asociación

Entrevista

¿Cuál fue su experiencia como mujer profesional en esta área tan compleja de restauración estructural de edificios monumentales?

-“Las importantes tareas profesionales que me ofrecieron Autoridades Públicas fueron tareas en circunstancias particulares, como la necesidad de lidiar con situaciones de emergencia y peligro sísmico posterior, o para evitar la pérdida de grandes fondos para la restauración de edificios de particular importancia arquitectónica en ausencia de un proyecto detallado para ser presentado en concursos europeos. Por lo tanto, por competencia exclusiva en situaciones de crisis como estas, que no requirieron concursos públicos sino adjudicaciones directas, de acuerdo con las reglas para tales casos. Mi pasión por la investigación me llevó a encarar estudio tras estudio y pruebas experimentales sobre estructuras tanto en el laboratorio como en edificios reales, en momentos en los cuales nadie todavía había desarrollado -ni en Italia, ni en Grecia y quizás tampoco en otros países- Así es que obtuve la experiencia necesaria para resolver situaciones críticas y para elaborar proyectos muy rápidamente y con sólidos conocimientos. Es decir, competencia y velocidad.”

¿Ha notado prejuicios, discriminación, brechas de honorarios con respecto a colegas varones?

-“Puedo decir con tranquilidad que por estas razones antes mencionadas no he encontrado prejuicios, discriminación, brechas de honorarios ni trato peyorativos por parte de colegas hombres.  Si a veces hubo algún prejuicio, lo resolví acordando a todas las partes interesadas en torno a una “mesa de discusión”, para que todo se aclarara de manera fácil y pacífica. Todas las tareas profesionales que he recibido me han gratificado sobre todo porque me han permitido poner en práctica mis conocimientos teóricos y los resultados de las investigaciones. Aún así, algunos colegas ingenieros de la Universidad, al verme trepar a los andamios durante mis embarazos bromeaban comentando “¿Qué necesidad tienes de hacer eso?”

¿Fue difícil conjugar familia y trabajo?

-“Medianamente. Tuve la suerte de mantener buena fortaleza física gracias a que de joven fui campeona regional de tennis y salto en alto. También pude contar con un compañero pacífico y paciente. En todo caso, fue más difícil para mi familia pero me mantuve cerca de ellos a pesar del trabajo.  Lo más complejo fue lograr que se aceptaran mis ambiciones, que para mí eran sobretodo normales y sanos deseos de conocimiento.”

 –¿Qué la llevó a crear la Bienal de Restauración y por qué la plantea a lo largo de un eje que atraviesa distintas naciones?   

-“Hace tiempo me dí cuenta que faltaba un lugar institucionalizado, de diálogo y discusión permanente, donde confrontarse permanentemente sobre temas de restauración a nivel internacional y donde se pudiera hacer llegar las variadas experimentaciones proyectuales en el ámbito del conocimiento y de la valorización del patrimonio construído así como de la reorganización de la ciudad existente. Hoy en día la Bienal BRAU es la única estructura a nivel mundial que consiente de realizar un forum internacional sobre las intervenciones inherentes al patrimonio edificado, de tajo fuertemente interdisciplinario, es decir que afronta aspectos de definición teórica y también aquellos relacionados con las tecnologías innovativas, volcadas hacia la investigación y conservación de los “valores residuales” del patrimonio arquitectónico. Un ulterior tema que afronta la Bienal BRAU, de igual importancia, es el relativo a la revalorización o puesta en valor y regeneración de los espacios arquitectónicos y urbanos, en otra óptica, ligada a las distintas peculiaridades regionales y a un uso correcto de los recursos locales, considerando las políticas de mercado corrientes.”

“Actualmente la BRAU presenta 4 temas definidos por estatuto y ningún lugar geográfico definido por estatuto, ni una estructura fija adonde se desarrolle. La BRAU nace a través de un específico trazado histórico y geopolítico variado que quise llamar “eje cultural” a lo largo del cual se asoman ciudades y culturas diferentes pero mancomunados por visicitudines históricas que los identifican en distintos períodos de sus historias y que dejaron tangibles e intangibles testimonios culturales. Por ejemplo las rutas históricas conectadas con los fenómenos de la inmigración, del comercio, de eventos bélicos, etc. y conectadas también a temas de gran actualidad. El tema de la BRAU2 se trató el tema “Inmigración y Multiculturalismo”, en la BRAU3, “Países sin fronteras y culturas sin barreras”. Creo también que en el nacimiento de cada idea proyectual va involucrado “algo” ligado a un específico contexto geográfico y temporal; es más fascinante buscar ese “algo” en el lugar donde tuvo origen, sólo allí es posible comprender todas sus esfumados, sus vínculos, las historias que lo generaron. Disponer de un espacio definido adonde hacer converger las ideas y transformarlo cada vez para el tema específico de cada bienal en modo artificial, me parecía reductivo y menos estimulante. La duración de la bienal es de 15 días par cada país participante porque en general durante esas dos semanas involucran varias ciudades interesadas a sumarse a la discusión. Las inauguraciones son en general de dos días por país, organizadas para que -quien lo desee- pueda asistir a 7 eventos en 15 días, es una especie de tour cultural sobre Restauración Arquitectónica y Urbana. “

¿Qué futuro estima para la práctica de la especialización en  restauración y qué podría sugerirle a quien aspira a desarrollarse en este área?

-“Es difícil responder porque los cambios de ecosistemas y sistemas geopolíticos a los que hoy asistimos son terriblemente complejos y a menudo imprevisibles, por lo cual, cualquier tipo de especialización no está ajena a tales cambios. Seguramente veo un gran desarrollo del sector virtual de la restauración, que consiente de crear y conservar la memoria del presente que hoy se encuentra a riesgo. Creo que hoy es importante disponer de un bagaje técnico-cultural altamente interdisciplinario que gravita alrededor de los apectos gestionales, tecnológicos y financieros, y al mismo tiempo, profundizar sobre las propios conocimientos en un sector específico, como por ejemplo, los materiales innovativos para la restauración o las técnicas diagnósticas de daños congénitos o adquiridos del patrimonio construído. Intenté resumir en un gráfico mi filosofía de restauración que se desprende de un atento análisis de todos los aspectos (cultural, social, económicos y técnicos) que condicionan y favorecen estrategias de intervenciones capaces de gobernar en modo integrado los procesos conservativos y transformativos del patrimonio construído, tutelar los valores, los recursos y los documentos, respondiendo al mismo tiempo a las principales exigencias y expectativas de los directos usuarios.”

Las imágenes son cedidas por la entrevistada. Esta nota fue realizada para Un día una arquitecta.


Share this Post: