Conectividad y redes a través del arte | VENECIA

By Inés|Biennale di Venezia

En la 58 Bienal de Arte de Venecia y paralelamente a “El Nombre de un País” presentado en el Arsenal, se despliega otra intervención argentina en un pequeño pabellón de Los Jardines. Es la realizada por uno de los 79 elegidos de Ralph Rugoff, curador general. Se trata de “Arachnophilia” firmada por Tomás Saraceno. En un proljio cubo blanco por afuera y negro por dentro, el artista presenta una inaudita instalación de telarañas tejidas por un grupo de arácnidos que transportó cuidadosa y anticipadamente a Venecia para permitirles hilar sus redes en tiempo útil. Las conexiones y redes son lazos vívidos y frágiles que forman la plataforma dinámica de los tiempos que se vienen. Transformada en app para descargar en el móvil, “Arachnomancy” es un proyecto de mapping que convoca en open source a quien quiera sumarse al trabajo para combatir la extinción de arácnidos. Con una base de buenas fuentes, impactante listado de científicos y especialistas, Saraceno aborda la temática a través de una interfaz lúdica interactiva que facilita el acercamiento del público y por consecuencia, la sensibilización respecto al argumento.

En cambio, en su trabajo para el Arsenal, Tomás Saraceno presenta una suspensión de nubes bajo la antigua recova del embarcadero. El artista responde al curador con un cielo que, en tiempos interesantes, contrastará al capitalismo consumidor de energías fósiles a través de la respiración de la atmósfera. Saraceno plasma así sus mensajes sobre comunidad y libertad con la instalación “Aeroescena contra nubes de carbon capitalistas”. Se trata de una anticipación a lo que sigue de su work in progress en su lucha ya librada y declarada con esta instalación. Entre ambas intervenciones para la Bienal de Arte veneciana el artista reconstruye un panorama argentino fusionando esferas dispares y hasta inimaginables. Más allá de eso, Saraceno atiende el entramado de la comunidad estableciéndolo como recorrido debido alegando que los resultados, podrán ser no sólo inimaginables, sino por sobretodo productivos, sustentables y constructivos, como se espera de los nuevos horizontes a completo cielo abierto.


Las imágenes son de propia autoría o cortesía de la Bienal de Venecia


E

Share this Post: