El sentido de la libertad | Venecia

By Inés|Arquitectura, Bienales, Exposiciones, Italia, Venecia

El 26 de mayo se inauguró la 16ª edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia. Se presentaron los proyectos de 63 países, cinco de ellos recién llegados: Antigua y Barbuda, Arabia Saudita, Guatemala, Líbano y Vaticano, en las sedes de los Jardines y el antiguo Arsenal. Las participaciones son libres elecciones de los gobiernos nacionales y los proyectos expuestos fueron seleccionados por un jurado. Cada país mantiene su espacio o pabellón por concesiones de largos períodos.

El director general de la Bienal, Dr Paolo Baratta designó curadoras de esta edición a dos arquitectas irlandesas, Yvonne Farrell y Shelly MacNamara, que, comprometidas con el medioambiente focalizaron la bienal en el espacio libre invitando a los arquitectos a indagar sobre el término “Freespace” (“Espacios de libertad”). El espacio común, el espacio público o espacio sin restricciones, libre, sin vínculos, el espacio virtual o ideal, el lugar de sueños o el espacio privado, el verde, el territorio, el espacio sin horizontes o el espacio individual, el espacio de trabajo o aprendizaje.  La provocación es bien aceptada para transmitir llamados a la política y abrir debates con las administraciones y gestores de territorio. Se ven exposiciones que se pueden recorrer y experimentar, leer, observar.  El debate que se abre es inevitable: en una exposición de arte nos esperamos solamente proyectos arquitectónicos o también instalaciones artísticas? Las curadoras exploraron ambos lenguajes.

A poco de realizarse el Congreso Nacional de Arquitectura en Italia, esta Bienal enfatiza y evidencia el valor del planeta poniendo especial atención en el ambiente. Las curadoras proponen como premisa “el planeta como cliente” e inducen a desarrollar propuestas con delicadeza respecto a la tierra y a la propia realidad regional. Dueñas de la sensibilidad necesaria para ver y escuchar lo que va más allá de lo dicho y hecho, las curadoras obtienen todo tipo de respuestas, a veces insólitas y que en algunos casos denotan profundos malestares. En estas respuestas se ve preocupación, Gran Bretaña se presenta con un pabellón vacío, Arabia Saudita habla de su problema de restricciones para la libre socialización, Perú solicita atención hacia el patrimonio todavía oculto. Las respuestas se desarrollan a partir de una mirada centrada en el hombre, un hombre que busca protección, orientación y confort en las actividades del habitar, de la socialización, la expansión y el trabajo.  Y mientras se absorben los estímulos visivos de las instalaciones recorriendo el Arsenal y los Jardines,  impregnarse de las cuestiones planteadas es inevitable.

En la bienal de Farrell y McNamara se apunta a un ambiente equilibrado. Triunfa la propuesta que resulta factible, discreta y efectiva, racional pero sensible.  Sin mencionarlo se habla de un parámetro fundamental que es la escala humana, el espacio calibrado a dimensión del hombre para lograr espacios que ofrezcan bienestar y socialización en vez de soledad, cobijo en vez de abandono. Esta variable es un punto clave para tener en cuenta en el planeamiento de las ciudades, tema que nos desafía en los próximos decenios. Queda claro que la arquitectura está convocada para contribuir a resolver problemas de gran calibre como es el déficit habitacional, el crecimiento de las ciudades, la distribución del agua en el mundo, el cambio climático, la construcción sustentable y otros. Esto es factible a partir de los estudios que se realicen sobre la célula mínima de la sociedad que es el individuo mismo, la familia y su radio de acción en el medioambiente.  El León de Oro fue entregado al arquitecto Eduardo Soto de Moura de Portugal, a Kenneth Frampton por su carrera y menciones especiales a Andra Matin de Indonesia y Rahul Mehrotra de India.

Suiza, ganadora del León de Oro entre pabellones nacionales con “Suiza 240: tour de la casa”, detiene su mirada en la pulcritud de la propiedad horizontal con terminaciones e iluminación perfectas en un departamento vacío sin amoblar, listo para personalizar. La reflexión de los suizos Alessandro Bosshard, Li Tavor, Matthew van der Ploeg y Ani Vihervaara plantea el problema de la identidad de los espacios. La mobilidad y transitorialidad generan la necesidad de standarizar las propiedades propuestas por el mercado inmobiliario. La provocatoria distorsión aparece en la escala, que desvirtúa todo logro.  Puertas sobredimensionadas, espacios en miniatura, cielorrasos estrechos y pavimentos inclinados inspiran ansias y desorientación. Identidad y escala, dos temas críticos para los espacios domésticos que Suiza excavó con transparencia e ironía.

Gran Bretaña con su exposición “Isla” de los curadores Adam Caruso, Peter St. John y Marcus Taylor, habla de lo que puede significar un espacio de libertad, donde todo está por crearse porque no hay nada, o nada queda. Evoca el aislamiento ofrecido por una isla y el vacío de la erradicación generada por la inmigración, tema de actualidad por las sostenidas corrientes migratorias en el globo. Aparece el temor al alejamiento de Europa y la repercusión que esto pueda tener, pero visto también como oportunidad de una regeneración a partir de los vacíos. Plantea tácimente el tema Brexit. Presenta el pabellón totalmente vacío y con un trabajo de pavimentación en el techado. Por un lado el abandono y por otro lado la opción de una nueva perspectiva más amplia.

En algunos trabajos la libertad es un elemento acelerador que aparece como renovado rechazo a las pasadas dictaduras y se desprende naturalmente el vasto sentido político que la palabra Freespace lleva implícito.  Sudamérica mostró una visión de territorio, memoria e introspección con Argentina, Chile y Uruguay mientras que Perú, Brasil y Venezuela reflexionan sobre patrimonio, poblaciones y emergencias. Centroamérica revisa territorio urbanizado con Guatemala y México. Norteamérica indaga sobre civilizaciones autóctonas, inmigración y ciudadanía con Estados Unidos y Canadá.

La “generosidad hacia la Tierra” es lo que Yvonne y Sherley lanzaron como lema de esta bienal instando a los arquitectos a que se activen en esta empresa. La exposición está abierta a todo público y se espera que el mensaje sea difundido más allá del ambiente de la arquitectura para que ayude a tomar conciencia de lo que nos incumbe en forma directa, como habitantes de este mundo y pasajeros en la Tierra.
A-Arsenal _PH Andrea Avezzu

Plaza del Arsenal PH Andrea Avezzu

Andrea Avezzu_Aerea Arsenale

Aérea del Arsenal PH Andrea Avezzu

Andrea Avezzu_Ingresso Arsenale

Acceso al Arsenal PH Andrea Avezzu

Arsenal

Arsenal

Planta del Arsenal

Planta del Arsenal

Pabellón de Suiza

Pabellón Nacional de Suiza, «240 Tour de la casa» de Alessandro Bosshard, Li Tavor, Matthew van der Ploeg y Ani Vihervaara. Ganador del León de Oro

Pabellón de Gran Bretaña PH dezeen

Pabellón de Gran Bretaña, «Isla» de Adam Caruso, Peter St. John y Marcus Taylor, PH Dezeen

Pabellón de Portugal

Pabellón de Portugal León de Oro a la carrera a Edoardo Soto de Moura

Pabellón Italiano

Pabellón Nacional de Italia, «Archipiélago» de Mario Cucinella

Pabellón Peru_Francesco Galli

Patrimonio arquitectónico en Perú, proyecto de Javier  PH Francesco Galli

IMG_0707

Proyecto para Chile en espacios públicos de Elemental

Pabellón de Brasil

Pabellón de Brasil, proyecto»Human Flows»

UR20PROJECT2C20Tower20of20Babel2C20tecnica20mista20con20acrilico2C20legno2C20vernici2C2050x50x5020cm.2020182C20C2A9Guatemala20Pavilion.jpg

«Torre de Babel» para Guatemala, UrProject

Pabellón de Venezuela

«Chacaíto» para Venezuela

Pabellón de México

Proyecto Gabriela Etchegaray

Pabellón de Estados Unidos

Región, identidad, inmigración, territorio para Estados Unidos

Pabellón de Canadá

«Principios» arquitectura autóctona para Canadá

Pabellón de Emiratos Árabes Unidos

Pabellón de Turquía

El artículo fue publicado por Women in Move magazine digital de Global Art Group. Las imágenes son cortesía de la Bienal de Venecia, de los pabellones o de propia autoría.

Share this Post: